22 de octubre de 2011

Bien

Ayer:

-Hey Jose! ¿Que tal estas?
-Bien, gracias, Y por aqui, ¿que tal?

Mientras la conversacion seguia, pensaba en lo que habia respondido y:

1) Mi suerte por cruzarme con algun chiflado-paranoico.
2) En la sombra que me persigue desde hace tiempo. Que ahora parece a cierta distancia, pero que estoy seguro de que volvera a aparecer cuando menos lo espere.
3) Alguna otra circunstancia personal, relacionada en cierto modo con lo anterior.
4) Todo lo que me implica los dos puntos anteriores, lo que me han hecho perder  y lo que me impide hacer a corto y medio plazo.
5) Lo aburrido de mi vida, lo solitaria que es, y la pocas perspectivas en temas amorosos que veo en el horizonte.

Y a pesar de todo, digo "Bien", y realmente sin ser mentira...

Muchas de las cosas anteriores, me producen algun momento de bajon. Otros de ni bien ni mal, en estado neutro. Y la mayoria, en que me dedico a no pensar mucho en eso, que creo que puedo dar esa respuesta con tranquilidad.

Y ademas, de mirar el futuro con esperanza, de que todo llegue un momento en que se solucione, que todo vaya bien, que encuentre lo que me falta... ¿Tan optmista soy? ¿Tanta moral tengo para, que todo esto no me afecte tanto como creeria?

No sabria responder, pero lo que es seguro, es que si todo esto no puede conmigo, no se que lo hara :)

3 comentarios:

Azusa dijo...

Te entiendo bastante bien... Yo estoy así muchas veces: "bien... pero..."
Pero también te digo lo que te dije ya otras veces, no creo que la suerte llame a la puerta la mayoría de las veces... La suerte, en lo que sea, en la mayor parte de las ocasiones, hay que buscarla, hay que hacértela tú.

Lillu dijo...

Yo también te comprendo pero pienso que tu bienestar no depende de encontrar el amor (aunque eso ayude) ni de que se solucionen esos problemillas que te preocupan. Depende de lo que tú hagas con tus propias capacidades, con lo que está a tu alcance y, en ese sentido estoy bastante de acuerdo con Azusa.

Te cuento por encima lo mío (sí, todos tenemos de eso): soy razonablemente feliz, tengo mi ocio, mis cosas, mi vida social virtual pero no tengo trabajo, no tengo pareja y en los últimos años he sentido sola a menudo. Y ojo, tener una pareja no cambiaba eso tampoco. Entonces qué hago para cambiarlo? Pues arriesgarme un poco, así a lo loco: aceptar una invitación (o más bien propiciarla) de alguien que me motiva y todo ello desencadena una etapa de apertura social en la que hago verdaderos esfuerzos para cambiar mi rutina. El resultado? Estoy disfrutando mucho más de lo que lo he hecho en los últimos años pero, para ello, tengo que obviar cosas que no me gustan, transigir en algunos aspectos que hasta ahora eran inamovibles en mi organizada vida, no pensar demasiado en el futuro sino centrarme en decir que sí a lo que me proponen, sin tener en cuenta otros pormenores. Y créeme, puede que en algún momento deje de funcionar, pero ahora mismo lo hace y me hace más feliz de lo que era. Las oportunidades están ahí y muchas veces nos da miedo cogerlas. Eso sí, exige un esfuerzo por nuestra parte.

No tienes por qué sentirte infeliz tampoco, porque posiblemente no haya motivos para ello. Las cosas no tienen que afectar a todo el mundo por igual ni todos difrutamos igual de lo mismo. Y el futuro está claro que lo vas escribiendo tú como quieras y a veces es bueno enloquecer un poco (sólo un poco, jaja) para sentirse más vivo :)

saluditos

Jose dijo...

Si Azusa, ya se que no soy el unico que no rebosa felicidad en el mundo...

En cuanto a lo otra, ya lo se y no se me ocurriria quitarte la razon, pero...

Y es que de los puntos que expuse, se aplica muy bien al 5º (al que te refieres tu) pero es que justo en los otros cuatro, es todo lo contrario: Por azar, circunstancias, entorno... por lo que sea, me he dado de bruces con esto sin buscarlo. La lastima es que sean, a mi pesar, todas poco gratificantes. Seguro que tambien pasan cosas buenas asi! Y seguro que a mi tambien, pero no las recuerdo... y si estas, por recientes o por marcarme mas en mi vida reciente.

Si Lillu, tienes toda la razon (como Azusa), el problema es que a mi me cuesta, no mucho, muchisimo dar esos pasos. Por eso practicamente mi rutina es la misma, la gente que me rodea la misma (para bien o para mal) y se que ese riesgo seguramente sea para bien, que puede merecer la pena, pero... pero no me sale.

Vamos, que necesito algun empujuncillo, alguna circustancia, y ahora no se da. Tal vez mañana, pasado o... de todos modos tampoco es que crea que eso vaya a solucionar mi vida. Pero entre varias penas, alguna alegria seria bien recibida.