9 de septiembre de 2009

El restaurante del fin del mundo

Titulo: El restaurante del fin del mundo
Autor: Douglas Adams
Publicado: 1979
Tiempo de Lectura: 31-08-2009 al 07-09-2009
Tamaño: 1.465 paginas (PDA)
Otros datos:
Tras "Guia del autoestopista galactico", la segunda parte de la "trilogia en cinco partes" creada por Douglas Adams, la siguiente obra es esta.

Por lo demas, decir que prepare este lectura junto alguna mas para los tiempos muertos de las vacaciones, o sobre todo para los viajes de ida y vuelta... pero al final no hubo ocasion en esos momentos y si a la vuelta a la normalidad y las idas y venidas en tren al trabajo.

Tal vez por eso, que me pillo un poco despistado, no llegue a ponerlo a la derecha como actual lectura. Pero bueno, lo importante es que aqui esta la ficha ;)


Resumen:
Seguimos las aventuras, donde las dejamos, de Arthur, Ford, Zaphod, Trillian y el robot Marvin a traves del universo... e incluso en esta ocasion del tiempo.

Explicar que el restaurante del fin del mundo no es precisamente tanto un lugar como un momento. Un restaurante donde se puede contemplar como acabara el universo y donde todo el mundo habla en pasado. Pero no es el unico viaje temporal que haran nuestro protagonistas, o al menos algunos de ellos.

Mientras, Zaphod a llegado a la conclusion, no sabe muy bien, que debe encontrar a la persona que dirige el universo...



Opinion Personal:
Simplemente genial, que podemos decir, del humor un tanto absurdo que destila esta historia de ciencia ficcion. En fin, creo que lo mejor es dejar este extracto del libro, que explica ciertos conceptos del universo. Yo me quedo expecialmente con el punto 4:

1 Zona: Infinito.
La Guía del autoestopista galáctico da la siguiente definición de la palabra "infinito"
Infinito: Mayor que la cosa más grande que haya existido nunca, y más. Mucho mayor que eso, en realidad; verdadera y asombrosamente enorme, de un tamaño absolutamente pasmoso, algo para decir: «vaya, qué cosa tan inmensa». El infinito es simplemente tan grande, que en comparación la grandeza misma resulta una nadería. Lo que tratamos de exponer es una especie de concepto que resultaría de lo gigantesco multiplicado por lo colosal multiplicado por lo asombrosamente enorme.

2 Importaciones: Ninguna
Es imposible importar cosas a una zona infinita, al no haber un exterior del que importarlas.

3 Exportaciones: Ninguna.
Véase Importaciones.

4 Población: Ninguna.
Es sabido que existe un número infinito de mundos, sencillamente porque hay una cantidad infinita de espacio para que todos se asienten en él. Sin embargo, no todos están habitados. Por tanto, debe haber un número finito de mundos habitados. Un número finito dividido por infinito se aproxima lo suficiente a la nada para que no haya diferencia, de manera que puede afirmarse que la población media de todos los planetas del Universo es cero. De ello se desprende que la población media de todo el Universo también es cero, y que todas las personas con que uno pueda encontrarse de vez en cuando no son más que el producto de una imaginación trastornada.

5 Unidades monetarias: Ninguna.
En realidad, en la Galaxia hay tres monedas de libre cambio, pero ninguna cuenta. El dólar altairiano se ha desmoronado hace poco, la bolita pobble llainiana sólo se puede cambiar por otras bolitas pobbles llainianas, y el putrigánico tiene sus propios problemas muy particulares. Su tasa de cambio, ocho ningis por un pu, es bastante simple, pero como un ningi es una moneda triangular de goma, de diez mil cuatrocientos kilómetros por cada lado, nunca ha tenido nadie suficiente para poseer un pu. El ningi no es una moneda negociable porque los galactibancos se niegan a tratar con un cambio insignificante. A partir de esta premisa fundamental es muy sencillo demostrar que los galactibancos también son producto de una imaginación trastornada.

6 Arte: Ninguno
La función del arte es servir de espejo a la naturaleza, y no existe un espejo lo suficientemente grande: véase el punto uno.

7 Sexualidad: Ninguna.
Bueno, en realidad hay muchísima, sobre todo debido a la total ausencia de dinero, de comercio, de bancos, de arte y de cualquier otra cosa que mantenga ocupada a toda la población inexistente del Universo. Sin embargo, no vale la pena emprender ahora una larga discusión sobre ello, porque es algo verdaderamente muy complicado. Para más información véanse los capítulos siete, nueve, diez, once, catorce, dieciséis, diecisiete, diecinueve, veintiuno a ochenta y cuatro inclusive, y la mayor parte del resto de la Guía.

No hay comentarios: